¿Alguna vez te has sentido atascado con algún proyecto personal?

Eso es lo que me pasaba a mí, frustración, dolor, pereza, procrastinación, baja autoestima…

No parecen unos ingredientes muy buenos para lidiar con la vida, ¿verdad que no?

¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!

Filosofía KAIZEN – mejora continúa-

Esto…perdóname, porque empiezo con mucho ímpetu, pero se me olvida presentarme. Me llamo Chus Diez (Jesús María según mi DNI, pero creo que se equivoca), conquense de nacimiento, asturiano de corazón y madrileño (de momento) de adopción, tengo 37 años, soy marido, y también padre de una hija preciosa, psicólogo colegiado en el COP de Madrid, y preparador de oposiciones, pero si te soy sincero (y eso quiero), mi pasión siempre ha sido la misma… ¡comunicar!

De pequeño quería ser periodista, ganarme la vida con las palabras, tenía mis propios sueños, como probablemente tú cuando eras niño. Pero la verdad, es que las decisiones que tomé me llevaron por diferentes caminos como verás.

Aún así, la cabra tira al monte, y siempre he tratado de enseñar, de mostrar, de aprender y dar lo mejor de mí.

Aprender significa «perfeccionarse siguiendo un camino»

Definición etimológica de aprender

¿Entonces? Todo parece bueno, dónde están las frustraciones, la pereza, la procrastinación…

Pues te diré que el camino ha sido duro, difícil y lleno de fracasos, de pequeño nos enseñan, o mejor dicho, nos señalan el éxito, nos dicen cuál es la guía y si no la sigues al pie de la letra es que nos estamos equivocando.

Y ahí es donde aparecen nuestros monstruos, nuestros devoradores de energía y sueños.

Déjame contarte algo de mi vida, que mucha gente de mi entorno cercano ni si quiera sabe.

Durante los años del Bachillerato, yo era un «privilegiado» no estudiaba, pero aún así aprobaba y sacaba el curso, llegué a la Universidad a estudiar la licenciatura de derecho y el fracaso fue total y absolutamente estrepitoso. Varios años en los que apenas aprobaba alguna asignatura y me sentía tonto (años más tarde descubrí que era «el síndrome del impostor»).

Por eso ya el primer año de la carrera empecé a trabajar, primero en Correos y luego como camarero los fines de semana.

Descubrí que trabajar se me daba bien y yo para estudiar «no valía» así que poco a poco en un orden natural de las cosas, fui trabajando más y ganando una excusa para dejar los estudios.

Con 20 años, tenía 3 trabajos, trabajaba en Correos a contratos, como extra los fines de semana, y durante la semana comercial inmobiliario, de hecho con 20 me compré un apartamento en Oviedo, así pasaron 4 años de mi vida.

Yo pensaba que estaba bien, y en realidad me había conformado con mis propias limitaciones, no tenía tiempo libre, no ganaba un mal sueldo, tenía piso propio, pero me sentía vacío y frustrado con mi vida.

La potencia sin control no sirve de nada.

Mejor campaña publicitaria de neumáticos – Pirelli 1995

Así, un día y casi por casualidad topé con la oportunidad de preparar unas oposiciones, y sinceramente gracias a ello pude realmente conocerme, sin alargarme con el cómo te diré que una preparadora que conocí me derivó a hacer las pruebas de ingreso en Mensa.

La cuestión es que esto me ayudó a entender, y esto es lo importante, que mis limitaciones eran auto-impuestas, y que el fracaso o el éxito en los estudios no viene determinado por un cociente intelectual, sino por unos hábitos, por una ACTITUD y no aptitud, así aprobé la oposición a la primera, y mientras tanto me gradué en Psicología.

¿No estás cansado de que todo el mundo te diga que los secretos para tener éxito, son constancia perseverancia, y que nadie te enseñe cómo aplicarla?

Pues si has conseguido llegar hasta aquí, además de darte las gracias, déjame decirte que yo sí quiero explicarte el cómo.

Con los años y la experiencia, he tenido la oportunidad de dar clase a cientos y cientos de opositores, que afrontaban una meta común con una mochila muy diferente a sus espaldas, he aprendido como individualizarles, he conseguido sacar herramientas para hacerles avanzar, no sólo en su meta, sino en su día a día, en sus hábitos, sus costumbres, su autoestima y sobretodo a alcanzar sus sueños.

Dale un pescado a un hombre y comerá un día, enséñale a pescar y comerá siempre

Antiguo proverbio

¿Qué hace que fracasemos?

¿Por qué abandonamos proyectos que a priori nos apasionaban?

¿Por qué pierdes el tiempo, con RRSS o jugando al móvil cuándo sabes que quieres conseguir algo?

¿Por qué dejas todo para el final?

en definitiva…

¿qué hay en nuestra mente, que hace que nos ahoguemos, antes de empezar a nadar?

Vivimos en la era digital, el mundo ha cambiado, e incluso el nuevo mundo digital ha mutado en 20 años más de lo que el mundo físico lo hizo en todo el siglo XX. O nos adaptamos, o nos quedamos atrás

Así nace este proyecto, quiero ayudar a más gente a que se abra al mundo digital, a la productividad, a evitar la infoxicación.

Guiar a todo aquel que quiera a ver lo que se al nuevo mundo digitalizado, es crear una universidad 3.0 que te enseñe:



  • Cómo gestionar tus proyectos y tu tiempo para evitar estrés y conseguir tener más éxito



  • Técnicas de estudio y aprendizaje apropiadas para cualquier situación (universidad, oposiciones, placer del aprendizaje).

Por eso, te invito a que te suscribas para recibir directamente todos los nuevos contenidos que vaya subiendo, semana tras semana.